902 456 456
Ofrecemos servicio en todos los pueblos del territorio Español
¿Cómo reconocer un Ictus?

¿Cómo reconocer un Ictus?

¿Cómo reconocer un Ictus?

23

ENERO, 2018

Enfermedades

Ataque cerebral, embolia, trombosis, apoplejía, infarto cerebral, derrame cerebral… son diferentes nombres para un grupo de problemas que se engloban dentro de los accidentes cerebrovasculares (ACV) o simplemente ictus.

El ictus es la interrupción del flujo sanguíneo en una parte del cerebro, denominado isquemia cerebral, o la rotura de una arteria o vena cerebral: hemorragia cerebral.

En ambos casos produce una lesión cerebral, pérdida de neuronas y, si es muy grave, la muerte.

Infografía ictus

La hipertensión arterial, el tabaco, el consumo de alcohol y drogas, enfermedades cardiacas, diabetes, colesterol, obesidad, el sedentarismo y el estrés son factores de riesgo que incrementan el riesgo de sufrir un ictus.

” El tiempo de reacción es muy importante para la evolución del paciente, aumenta las posibilidades de supervivencia y reduce las secuelas posteriores ”

Es una enfermedad grave en la que el tiempo de reacción es muy importante para la evolución del paciente, aumenta las posibilidades de supervivencia y reduce las secuelas posteriores.

Por lo que es muy importante que conozcamos las señales que apuntan a que quien las presenta necesita atención médica inmediatamente, estas son:

  • Dificultades para mover los músculos de la cara (parálisis facial): podemos pedir a la persona que sonría si no lo consigue o comprobamos que la comisura de sus labios se tuerce hacia un lado y el otro permanece inmóvil, es hora de llamar a urgencias.

 

  • Debilidad en las extremidades: pedir a la persona que levante los brazos sobre su cabeza o que se siente y levante las dos piernas al mismo tiempo. Si no puede o levanta solo uno es señal de alarma.

 

  • Dificultad en el habla y el entendimiento: pedir a la persona que diga algo concreto, podemos señalar un objeto y preguntarle qué es o que describa el color de algo que tenga a la vista. Si no puede responder, sus palabras son entrecortadas o no tienen sentido o se explica sin coherencia, también es señal de alarma.

 

  • Otros síntomas característicos son: pérdida repentina de la visión, total o en uno de los ojos, sensación de vértigo muy fuerte, desequilibrio, mareos o descoordinación de los movimientos, dolor de cabeza súbito muy intenso.

 

Si alguna de estas respuestas no es normal es importante tomar medidas rápidamente, llamar al 112 sin esperar a que los síntomas pasen, mientras llegan los servicios de urgencias poner cómodo al paciente, aflojándole la ropa y dejando espacio a su alrededor para que pueda respirar bien.

Mejor que esté tumbado de lado, con la cabeza ligeramente levantada para evitar ahogamiento si hay vómitos. No darle líquidos ni alimentos para evitar atragantamientos, no dar ningún tipo de medicación y no dejarlo solo.

Según la afirmación de un neurólogo si la víctima de un accidente cerebro-vascular es atendida en las 3 primeras horas se pueden revertir casi totalmente los efectos de un derrame cerebral por lo que actuar de forma rápida es esencial.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.

El Edadismo

El Edadismo

El Edadismo

16

ENERO, 2018

Discriminación

Según HelpAge, organización a favor de los derechos de las personas mayores, el edadismo es la discriminación por cuestión de edad como “trato desigual o negación de derechos por razones de edad por parte de individuos u organizaciones.

Puede ser detectada en procesos, actitudes y conductas discriminatorias, basadas en prejuicios, la ignorancia, la desconsideración y los estereotipos, que ponen en desventaja a las personas mayores”.

Es por ello una de las tres grandes formas de discriminación de nuestra sociedad, tras el racismo y el sexismo.

Edadismo

El edadismo puede adoptar muchas formas:

 

  • Edadismo institucional: el cual se da en servicios, normas y prácticas como no incluir a las personas mayores en estudios clínicos, restringir los recursos sanitarios a los que pueden acceder o las políticas sanitarias; o la jubilación obligatoria basada en que todas las personas mayores son iguales no teniendo en cuenta la amplia gama de aptitudes que tienen.

 

  • Edadismo intencionado: como el de la publicidad y los medios de comunicación, presentando a los ancianos como personas dependientes y frágiles o las estafas financieras hacia el colectivo de personas mayores.

 

  • Edadismo no intencionado o involuntario: como la ausencia de procedimientos para asistir a las personas mayores en situaciones de emergencia o el lenguaje empleado en los medios de comunicación.

 

  • Edadismo en las personas: ideas, creencias, actitudes y prácticas del individuo como el apoyo a los estereotipos sobre la vejez, la exclusión o el maltrato. En cuanto al maltrato a las personas mayores podemos encontrar prácticas que van desde el maltrato físico (agresiones físicas o insultos), psicológico o emocional (humillación, privación, confinamiento involuntario, etc.), sexuales, económicas (desde el uso de los medios económicos del anciano sin su consentimiento, falsificación de la firma o coacción para que firme determinados documentos, las estafas, etc.) y negligencias (como faltas de cuidados que provocan deshidratación, desnutrición, heridas infectadas, etc.).

 

 

Un estudio llevado a cabo por la Organización Mundial de la Salud encontró que las actitudes discriminatorias y negativas hacia las personas mayores están muy extendidas y que repercuten de forma directa e importante en su salud física y mental.

La discriminación por tener una edad avanzada ha sido silenciada y la invisibilidad social favorece la vulnerabilidad de las personas mayores, situándolas en una posición de debilidad.

Las personas mayores pueden verse como una carga para sus familiares y como consecuencia pensar que su vida tiene menos valor, haciéndoles más proclives al aislamiento social y a la depresión.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.

Clima y Dolor

Clima y Dolor

Clima y Dolor

15

ENERO, 2018

Dolores

No es extraño que alguna vez hayamos escuchado a alguien de nuestro alrededor decir “va a llover, me duele la rodilla”.

En este artículo vamos a tratar acerca de si los dolores articulares, de huesos o de cicatrices pueden verse agravados por los cambios significativos en la climatología.

Dolor articular

Son muchos los estudios científicos que han intentado establecer una relación entre los dolores y los cambios de tiempo.
Los estudios que han encontrado relaciones entre estas dos variables plantean diferentes explicaciones:

 

  • La primera de ellas sería debida al descenso de la presión atmosférica, disminución de la temperatura y el aumento de humedad con la llegada de una borrasca. De esta manera en el líquido de nuestras articulaciones también se dan esos cambios de presión y a través de las terminaciones nerviosas mandan la información al cerebro que es traducida como dolor.
    Con las cicatrices pasa algo parecido, ya que con los cambios de presión el tejido es menos elástico y puede ocasionar dolores.Los vasos sanguíneos también son sensibles a los cambios de temperatura por los que las variaciones de presión pueden causar dolores de cabeza en algunas personas.

 

  • Otra posible explicación más sencilla es que el frío y la humedad pueden desencadenar, como un mecanismo de defensa, una contractura muscular, agravando la sintomatología dolorosa.

 

” Dependiendo del cambio climático presentaremos unos dolores u otros ”

Además, dependiendo del cambio climático presentaremos unos dolores u otros, es decir los cambios de temperatura afectan más frecuentemente a dolores en la estructura ósea, mientras que los cambios en la humedad y la presión afectan al dolor en las articulaciones.

En todos estos casos, estas variaciones son mínimas y no suponen un empeoramiento o aumento de la gravedad de las lesiones, por lo que no deben ser causa de preocupación más allá de la molestia puntual.

Sin embargo, otros estudios no han encontrado ninguna relación entre el mal tiempo y el dolor, por ejemplo, el llevado a cabo en la Facultad de Medicina de Harvard que investigó la relación entre las visitas de atención primaria para los dolores de articulaciones o de espalda en pacientes mayores de 65 años y los niveles de precipitaciones diarias por código postal, no encontrando relación entre los dolores y la lluvia.

” Los estudios son contradictorios ”

Por tanto, a pesar de que los estudios son contradictorios y en algunos casos no son concluyentes ya que no pueden demostrar estas relaciones debido a las dificultades en medir de una manera rigurosa la influencia de los cambios del tiempo en el dolor, sí que parece existir un pequeño porcentaje de personas que afirman que su dolor aumenta con el mal tiempo, aunque este aumento de dolor puede tener gran parte de subjetividad y un factor psicológico asociado, ya que el estado de ánimo en días lluviosos suele ser, de manera general, más triste y sombrío, lo que podría ayudar al aumento de la sensibilidad al dolor crónico.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.

Recomendaciones para Hipertensos

Recomendaciones para Hipertensos

Recomendaciones para Hipertensos

10

ENERO, 2018

Hipertensión

La hipertensión arterial (HTA) no presenta síntomas y puede provocar graves consecuencias si no se diagnostica ya que es un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y afecciones renales.

No obstante, es fácil de detectar y de controlar mediante una serie de medidas que a continuación pasamos a comentar, las cuales sirven tanto para prevenir como para tratar la Hipertensión.

Alimentación saludable

Llevar una dieta saludable no solo es importante para las personas que padecen hipertensión de hecho, las recomendaciones en la alimentación para personas hipertensas no difieren mucho de las recomendaciones para personas que no padecen esta afección.

 

  • Alimentos frescos como verduras, frutas, hortalizas, frutos secos (nueces, avellanas, pistachos, cacahuetes, mejor tostados que fritos y sin sal) etc.
  • Controlar las grasas: lácteos desnatados, queso fresco o tierno, carnes magras como pollo, conejo o pavo. Evitar las grasas animales como mantequilla o manteca de cerdo.
  • Cereales integrales (espelta, avena, trigo) y derivados tales como pasta, arroz, pan (preferible pan sin sal), legumbres (lentejas, guisantes, judías) etc. estos alimentos son ricos en fibra por lo que tienen el efecto de llenar el estómago, subiendo el azúcar en
    sangre lentamente y regulando la digestión.
  • Pescado azul, evitando los ahumados debido a la cantidad de sal que tienen.

” La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta diaria máxima de 2 g de sodio ”

Controlar el aporte de sodio

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta diaria máxima de 2 g de sodio, lo que equivale a una cucharadita de café de sal por persona y día.

Sin embargo, la población española consume aproximadamente el doble y es que la sal que añadimos conscientemente a las comidas cuando cocinamos sólo representa un 20% de la ingesta total diaria, el resto de la cantidad de sal que consumimos diariamente es la que contienen los alimentos de manera natural (8%) o añadida industrialmente (72% de la sal).

Esta sal invisible que contienen los alimentos trasformados es la que más sodio aporta a la dieta y por tanto la que más debe controlarse, a continuación, pasamos a detallar algunos de estos alimentos que conviene disminuir o evitar:

 

  • Embutidos: suelen presentar altas cantidades de sal, incluido el jamón cocido
  • Las pastillas de caldo, la comida precocinada, las conservas.
  • Los aperitivos como patatas fritas, aceitunas y salsas como kétchup, mayonesa, etc.

Actividad física

Las recomendaciones generales son realizar ejercicio aeróbico moderado como caminar, montar en bicicleta, bailar, etc. entre 3 y 5 días a la semana con una duración entre 30 y 45 minutos.

Sin embargo, es importante consultar con su médico antes de la realización de cualquier actividad física.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.

Agua del grifo o Embotellada

Agua del grifo o Embotellada

Agua del grifo o Embotellada

9

ENERO, 2018

Estilos de Vida

En España el 99 % del agua del grifo es potable, el 0,5 % restante se debe a incumplimientos puntuales de determinados servicios como cortes e incidencias en el suministro, según un informe del Ministerio de Sanidad.

Siempre nos han dicho que el agua es inodora, incolora e insípida pero bien sabemos que eso no es así, ya que el agua del grifo no sabe igual en diferentes comunidades, ciudades o incluso poblaciones.

Esto es debido a las sustancias que pueden encontrarse en ella, por la cantidad de minerales tales como calcio, bicarbonatos o pH, es decir por el residuo seco.

Agua del grifo

Según la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (Aeas) en la zona de levante las aguas son más duras y con más sabor ya que proceden de terrenos calizos, sin embargo, en Madrid la calidad del agua es excelente ya que proviene de una sierra de granito y gneis, las cuales actúan como un buen filtro.

Evidentemente el agua del grifo lleva un tratamiento para evitar que crezcan los patógenos, una pequeña cantidad de cloro que no tiene ningún efecto perjudicial para la salud.

Pero que sepa mal o diferente no significa que no se pueda beber.

” No existen evidencias científicas de que el agua embotellada sea mejor o más sana que el agua del grifo ”

Por otra parte, nos encontramos con el agua embotellada, las aguas de mineralización muy débil tienen menos minerales y por tanto menos residuo seco.

Esto puede ser beneficioso para personas con hipertensión o con problemas renales debidos a la formación de cálculos renales.
Sin embargo, estas afecciones vienen determinadas por múltiples factores como la alimentación entre otras cosas, puede ser un complemento nutricional pero evidentemente el agua embotellada no cura ni evita totalmente su evolución.

Por tanto, no existen evidencias científicas de que el agua embotellada sea mejor o más sana que el agua del grifo.

Uno de los principales inconvenientes del agua embotellada es su envase, el 90% del precio que pagamos por el agua embotellada es por la botella.

Cabe destacar que los estudios realizados descartan que los compuestos que pasan del plástico del envase al agua supongan un riesgo para la salud, sin embargo, no podemos obviar su impacto medioambiental.

Según datos de Greenpeace sólo el 20 % de los envases de plástico se reciclan, el resto acaba en vertederos, incineradoras o en el medioambiente.

” Beber agua del grifo es mucho más barato ”

Por tanto, beber agua del grifo es mucho más barato, es un recurso que tenemos de forma segura y sin necesidad de desplazarnos y su impacto medioambiental es mucho menor.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.

Página 1 de 512345