902 456 456
Ofrecemos servicio en todos los pueblos del territorio Español
Relación entre Obesidad y Demencia

Relación entre Obesidad y Demencia

Relación entre Obesidad y Demencia

4

DICIEMBRE, 2017

Obesidad
Demencia

Tal y como se comentó en una entrada anterior, un reciente estudio ha relacionado la salud cerebral con ciertos factores de riesgo sobre los que podemos actuar y de esta manera, promover la salud física y prevenir la demencia en los ancianos.
En este artículo vamos a tratar la relación existente entre la obesidad y el riesgo de padecer demencia.

El 12 de noviembre se conmemoró el Día de la Lucha contra la Obesidad y la Sociedad de Española de Endocrinología y Nutrición junto con la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad presentaron la campaña “Cuida tu peso, cuida tu memoria”.

Esta campaña se ha llevado a cabo para concienciar a la población de que el exceso de peso favorece la aparición de demencia en personas mayores de 60 años.

Demencia

Pero ¿Qué relación existe entre la obesidad y la demencia?

Las presidentas de estas dos asociaciones lo explican a través de dos mecanismos. Uno de ellos es la resistencia a la insulina en personas con obesidad y con distribución de la grasa principalmente en la zona abdominal, ya que presentan mayores concentraciones de beta-amiloide, esta sustancia está relacionada de forma directa con el desarrollo de algunos tipos de demencia, como el Alzheimer.
Otro de los factores, ya señalado en la literatura científica desde hace mucho tiempo, es la relación entre la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, ya que inciden sobre el riego sanguíneo cerebral aumentando el riesgo de disfunciones cognitivas.

” la obesidad incide sobre el riego sanguíneo cerebral aumentando el riesgo de disfunciones cognitivas ”

De esta manera, con esta campaña se realizan una serie de recomendaciones para mantener un peso saludable, disminuir las complicaciones asociadas a la obesidad y, por tanto, mejorar la calidad de vida de nuestras personas mayores.

Las recomendaciones que proponen la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad y la Sociedad de Española de Endocrinología y Nutrición son:

  • Realizar alguna actividad física como por ejemplo caminar un mínimo de 30 minutos
    cada día.
  • Mantener la mente activa, por ejemplo, leyendo, realizando crucigramas, aprendiendo
    un idioma, tocando un instrumento, etc.
  • Dormir las horas suficientes, mediante un sueño nocturno reparador.
  • Evitar o moderar el consumo de alimentos dulces o bebidas azucaradas, mantenerse
    hidratado bebiendo agua.
  • Evitar los fritos y rebozados, así como la comida precocinada.
  • Comer con moderación, controlando la cantidad de las raciones.
  • Comer despacio y evitar hacerlo delante de la televisión.
  • Comer 5 raciones diarias de fruta y verdura.
Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.

Consejos de alimentación para personas que padecen algún tipo de demencia

Consejos de alimentación para personas que padecen algún tipo de demencia

Consejos de alimentación para personas con algún tipo de demencia
2
FEBRERO, 2017

Consejos
Alimentación
Demencia

Cualquier demencia ocasiona un deterioro progresivo del cerebro. Produce pérdida paulatina de memoria y alteración de las capacidades intelectuales de la persona. Debido a los cambios que se producen a lo largo de la enfermedad (distracción, confusión de horarios, hiperactividad, dificultad para masticar y tragar, etc.) estas personas son candidatas a una alimentación inadecuada

Cada vez se hace más hincapié en que la dieta equilibrada es un factor que contribuye a que el anciano padezca menos enfermedades.

Concretamente, algunos estudios evidencian un menor riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer en sujetos que comen abundante pescado.

Se estima que un 50% de los enfermos que padecen algún tipo de demencia presentan desnutrición. Estos enfermos presentan un aumento de las necesidades tanto energéticas como proteicas.

Alzheimer

Elementos que ha de tener en cuenta en torno a las actividades de la alimentación:

 

  • Es importante que no incapacite al enfermo en todos los aspectos referentes a la alimentación, ya que quizás no pueda prepararse todas las comidas, pero puede participar en alguno de los procesos.
  • Favorezca al máximo que coma y beba solo, facilitándole los utensilios y manteniéndole los hábitos.
  • Cuide su entorno físico. Debe darle seguridad, calidez, y ser luminoso. Es importante que coma siempre en el mismo espacio.
  • Ayude al enfermo mostrándole una conducta flexible.
  • Respete el ritmo del enfermo: potencie su independencia dándole tiempo para autocorregirse.
  • Evite entrar en razonamientos, comentarios negativos, impaciencia, confusión cuando el enfermo muestre su irritación y frustración al ejecutar incorrectamente alguno de los pasos de la actividad.
  • Cree rutinas para maximizar la participación del enfermo y su orientación.
  • No entre en la recriminación y el engaño frente a los errores evidentes.
  • Valore de forma inmediata las ejecuciones correctas.
CONSEJOS DADOS POR EL EQUIPO DE LA CRUZ AZUL A LA HORA DE LA ALIMENTACIÓN
  1. Comer siempre a la misma hora.
  2. Hacerlo en un lugar tranquilo y sin distracciones.
  3. Probar la comida para evitar que este muy caliente o fría, el paciente no nos lo va a decir.
  4. No tener prisa, utilizar todo el tiempo que sea necesario para comer, no convienen las prisas.
  5. Comer junto con el usuario, demostrándole que es una actividad muy placentera.
  6. Cuando la persona se distraiga y no quiera seguir comiendo, tomarse su tiempo y volver a intentarlo.
  7. Ayudarle a sentarse para ponerle derecho y si se tuerce incorporarle así evitaremos que se atragante.
  8. Poner raciones pequeñas y más seguidas, procurando comidas que le gusten.
  9. Utilizar tazas con tapa para evitar que derrame líquidos.
  10. Intentar siempre que se pueda promover su autosuficiencia dejándole coger los utensilios de comida.
  11. Si el enfermo tiene riesgo de lesionarse, utilizar utensilios de plástico e inofensivos.
  12. No darle alimentos con los que se pueda atragantar como los frutos secos.
  13. Intentar dar alimentos fáciles de ingerir, por ejemplo, purés.
  14. Cuando termine asegurarnos que no le ha quedado ningún alimento en la boca y ayudarle a cepillarse los dientes.
  15. Beber un litro y medio de líquido al día. En caso de dificultad para tragar puede hacer uso de espesantes.
  16. Incluir la máxima variación de alimentos para evitar déficits nutricionales.
CONSEJOS EN LA ELABORACION DE ALIMENTOS
Pure de 3 colores
Puré de 3 colores

Elaborar platos en forma de puré o triturado de textura suave, con una amplia gama de colores y formas (se pueden utilizar moldes o dar forma con una manga pastelera).

Evitar la presencia de grumos, huesecillos, espinas o filamentos. Triturar y pasar por el chino los alimentos preparados para obtener texturas homogéneas.

No añadir más líquido del necesario en el triturado ya que reduciría el valor nutritivo de la dieta.

Emplear condimentos suaves para potenciar el sabor de los alimentos (romero, tomillo, albahaca, etc…) y salsa de soja o de tomate para dar un toque de color.

Prepare recetas que se puedan comer con las manos: croquetas, buñuelos, calamares a la romana, etc.

 

LA CRUZ AZUL ACONSEJA ESTA ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA PARA PERSONAS MAYORES

Consumo diario

  • 4-6 raciones de féculas: pan, arroz, pasta, patatas, cereales.
  • 5 raciones entre frutas y hortalizas.
  • 2-3 raciones de lácteos: leche, yogurt, queso.
  • 2 raciones de cárnicos: ternera, pavo y pollo, pescado, huevos, legumbres.
  • 3-5 raciones de grasa: aceites vegetales.
  • Agua varias veces por día, 1’5-2 litros.
  • Las legumbres son alimentos importantes por su aporte en fibra y su riqueza en minerales, como el hierro. Deben formar parte entre una y tres veces del menú semanal, como plato principal o como ingrediente de las recetas culinarias.

Consumo ocasional

  • Carnes grasas, embutidos, azúcares, bollería, grasas como margarinas, mantequillas y dulces o golosinas.
SÍNTOMAS DE ALERTA DE DETERIORO COGNITIVO CON RESPECTO A LO QUE INCUMBE A LA ALIMENTACIÓN

Cuando se observe estos síntomas es necesario inmediatamente llevar a la persona al neurólogo para un diagnostico precoz.

  • Compra siempre los mismos alimentos y cocina lo mismo
  • La comida se pudre en la nevera.
  • Se niega a comer platos preparados por otras personas por creer que pueden envenenarle.
  • Deja de preparar comidas.
  • Olvida apagar el fuego.
  • Prepara la mesa de forma desorganizada.
  • Se irrita cuando se le evidencian sus errores.
  • No quiere sentarse para comer.
  • No recuerda la secuencia correcta de la toma de alimentos ni cómo utilizar los cubiertos.
  • Se mancha.
  • No limpia sus dientes.
  • Se niega a comer, o lo hace compulsivamente.
  • Olvida acciones como beber, masticar y tragar.
REGLAS DE UNA BUENA ALIMENTACIÓN
  • La alimentación hiperproteica fortalece el tejido muscular y la piel. La mayor proporción de proteínas se encuentra en las carnes rojas, el pescado azul, huevos, leche y verduras frescas. Las proteínas deben constituir no menos del 25% del total de la alimentación diaria.
  • Los carbohidratos (patatas, legumbres, pasta), aportan sensación de saciedad por lo que no es aconsejable abusar de los mismos. Una dieta equilibrada no debe llevar más del 20% del total en forma de hidratos de carbono.
  • Las grasas siempre son necesarias, sin abusar de ellas, y siempre son más aconsejables las de origen vegetal: Aceite de oliva, girasol, etc.
  • Siempre es previsible que estos enfermos presenten un déficit de vitaminas, sobre todo de Vitamina C. Por eso es aconsejable darles más frutas y verduras frescas. Con este buen hábito evitaremos también la aparición de estreñimiento.
  • Cuando un paciente está encamado, debemos aportar con más razón una dieta hiperproteica para evitar la aparición de úlceras por decúbito. En general, un enfermo de 65 kg. de peso debe ingerir lo equivalente a 1.560 kcal. por día, y algo más de la cuarta parte de los alimentos deben ser proteínas.
  • En las fases avanzadas de la enfermedad, puede ser necesario la alimentación por sonda nasogástrica y, en estos casos, es preciso extremar las medidas higiénicas con la sonda, limpiar la boca con frecuencia, al igual que las fosas nasales.
  • Por último, recordar que hay muchos fármacos que interfieren con la normal absorción de nutrientes, por lo que, a pesar de mantener una buena alimentación, pacientes poli medicados, pueden presentar déficits graves de nutrientes.
  • Como ejemplo sirva la Carbamacepina, fármaco utilizado para la agitación en estos pacientes. Dicho fármaco puede provocar alteraciones en la absorción del calcio, ácido fólico, vitaminas del grupo 13 y D, etc.
Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.