Colesterol y Alzheimer, ¿Relacionados?

Colesterol y Alzheimer, ¿Relacionados?

Colesterol y Alzheimer
¿Relacionados?

29

MAYO, 2018

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, han descubierto que el colesterol, que hasta ahora sabemos que es una molécula que se relaciona con las enfermedades cardiovasculares, también lo está con el inicio y progresión de la enfermedad del Alzheimer.

La explicación es la siguiente, el colesterol actúa como catalizador desencadenando la formación de proteínas beta amiloide, los responsables principales en el desarrollo del Alzheimer, acelerando su agregación por veinte.

Colesterol y Alzheimer relacionados

Estos resultados, publicados en la revista Nature Chemistry, se traduce en un posible paso más en el tratamiento para esta gran patología, que afecta a millones de personas en todo el mundo.

” El colesterol es un tipo de lípido, una grasa, que se encuentra por todo el cuerpo ”

Se trata de una parte esencial de las membranas que rodean las células. El colesterol viaja a través del flujo sanguíneo, a través de:

HDL (lipoproteína de alta densidad): tiene efecto protector contra la enfermedad cardiaca, conocido como colesterol bueno.

LDL (lipoproteína de baja densidad): tiene mayor riesgo de enfermedad cardiaca, se conoce como el colesterol malo.

” Las personas con altos niveles de colesterol podrían tener un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer ”

Según un estudio realizado por investigadores japoneses de la Universidad de Kyushu de Fukuoka y publicado por la revista Neurology, las personas con altos niveles de colesterol podrían tener un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer.

El estudio se realizó con 147 personas, 76 hombres y 71 mujeres, entre 1998 y 2003, fallecidas posteriormente dentro de los 10-15 años de la fase de observación del estudio.

Los investigadores comprobaron que aquellas personas con niveles de colesterol más altos tenían más placas seniles (beta amiloide) que las que tenían los niveles más bajos.

Entonces parece que lo lógico sería controlar el colesterol en el cerebro, o aún mejor, controlar el papel del colesterol en la Enfermedad del Alzheimer a través de la interacción con las proteínas beta amiloide.

La modificación de los niveles de colesterol a nivel cerebral de forma temprana reduce los niveles de depósitos de beta amiloide en una fase más tardía de nuestra vida lo que significa una reducción de la prevalencia de la enfermedad de Alzheimer.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.

Ajedrez contra el Alzheimer

Ajedrez contra el Alzheimer

Ajedrez contra el Alzheimer

Vilho Lifländer, finlandés de 95 años enfermo de Alzheimer juega al ajedrez.

Vilho vive en su casa de Imatra, en Finlandia junto a su esposa Eine, con quién se casó, en 1948. Justo el mismo año de su boda, funda como socio-fundador el Club de Ajedrez de su municipio en la que ascendió de categoría a Maestro Nacional como gran aficionado de altísimo nivel.

Ancianos jugando al Ajedrez

Esta interesante historia es descubierta por el periodista local de Imatra, Joakim Westren-Doll, convirtiéndose en una historia de interés científico.

Fueron miles de partidas las que jugó Vilho en la guerra contra la URSS (1941-1944), en la que se quedó sordo tras la explosión de una granada.

El periodista Westren-Doll comentó:.

Tenía muchas dificultades para contestar a mis preguntas… pero recuerda perfectamente a sus amigos de siempre, y sabe dónde está en todo momento. Además, aunque su fuerza como jugador haya disminuido, sus compañeros del club lo consideran todavía como un rival muy fuerte

Este caso nos recuerda otro publicado en la revista científica Neurocase en 2008, donde un también ajedrecista británico con síntomas inciales de Alzheimer era más que autosuficiente.

Sin embargo, justo a los 7 meses muere por causas ajenas al Alzheimer, en su autopsia se asombraron al detectar los marcadores de la enfermedad en fase avanzada cuando él mostraba solo síntomas iniciales.

Esto hizo cobrar fuerza a la hipótesis que relaciona inversamente la actividad mental con el riesgo de alzheimer. Por ello, se realizó un estudio (1980-2001) con 469 personas mayores con el equipo del neurólogo Joe Verghese, del Instituto Albert Einstein de Nueva York.

Tras los resultados del estudio Verghese confirma, en este caso, que el ajedrez (también música y literatura) producen un alto nivel de reserva cognitiva y un considerable retraso del Alzheimer, probablemente no es su progresión patólogica pero si en su expresión clínica.

Hipótesis que confirma Fernando Rodriguez Fonseca, investigador en neurobiología del comportamiento y las adicciones, médico del hospital Universitario de Málaga:

“… el ajedrez desarrolla la memoria de procedimiento, la que rige nuestros actos rutinarios cotidianos (que, a veces, pueden ser tan complejos o más que el ajedrez), y eso le puede ser muy útil en su día a día. Dicho de otro modo, el amiloide mata lo que menos se usa, y el ajedrez ayuda a este hombre a proteger algunas funciones importantes del cerebro”.

” Abundan los casos de ajedrecistas con edades muy avanzadas con una asombrosa agilidad mental. ”

El club de Ajedrez “Pedro Sanchez” en Guareña, Badajoz, lidera la Red Internacional de Ajedrez Social y Terapeutico, en la que se fomentan las amplias aplicaciones que tiene el ajedrez para ralentizar el deterioro cognitivo provocado por el alzheimer o demencia senil.

El ajedrez, bien como deporte o como juego, se le considera una actividad excelente para el desarrollo, estructuración y agilidad mental, asi como para mantener el cerebro en buena forma.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.

Ejercicios simples para prevenir el Alzheimer

Ejercicios simples para prevenir el Alzheimer

Ejercicios simples para prevenir el Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad progresiva que se caracteriza por una disminución de la capacidad cognitiva del paciente.

Hablamos de Alzheimer porque es la forma más común de demencia, y aparece con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años, sin embargo, para cualquier tipo de demencia nos sirven estos ejercicios que vamos a indicar.

Alzheimer

No reconocer familares o amigos, dificultades para recordar cosas, olvidar cosas cotidianas (cepillarse los dientes por ejemplo), problemas para hablar, escribir o leer… estos síntomas cuando empezamos a verlos la enfermedad ya lleva tiempo haciendo camino.

El síntoma inicial es la incapacidad de retener o adquirir nuevos conocimientos, de ahí, muchas veces la confusión con la misma vejez o el estrés.

Ante cualquier sospecha, se debe acudir al médico para que éstos realicen una evaluación cognitiva junto con pruebas de neuroimagen.

” Ejercitar la memoria y mantener un estilo de vida saludable puede retrasar su aparición ”

El 80% de las actividades cotidianas son simples rutinas, y éstas limitan al cerebro ya que las hacemos de foma automática, no existe un esfuerzo mental.

Por ello es necesario adoptar prácticas contrarias a las rutinas, que nos obliguen a pensar y ejercitar la mente, motivando el cerebro.

  • Usar la mano contraria para las actividades cotidianas como cepillarse los dientes o el pelo, abrir la puerta, escribir, limpiar…de esta forma se activan ambos hemisferios cerebrales (hemisferio izquierdo: pensamiento lógico; hemisferio derecho: creatividad y memoria)

 

  • Ducharse con los ojos cerrados: localizar con los ojos cerrados el champú, gel, etc nos ayuda a activar otros sentidos (tacto y orientación) motivando el aprendizaje y ejercitando la memoria

 

  • Estimular el paladar con sabores contrarios, texturas diferentes, combinando dulces y salados…

 

  • Ejercicios con las manos: juntar las yemas de los dedos de ambas manos de forma repetida, se activan ambos hemisferios cerebrales

 

  • Caminar hacia atrás: se trata de una práctica antigua de China en la que se agudiza las habilidades del pensamiento.

 

  • Leer con frecuencia: se trabajan habilidades como concentración, atención, memoria e imaginación.

 

  • Juegos que incentivan el pensamiento: sudokus, crucigramas, sopas de letras…

 

  • Escuchar música: la música posee un poder increíble para combatir los problemas de memoria.

 

  • Cambiar la ubicación de las cosas: de esta forma se elaboran mapas mentales diferentes, se activa la orientación espacial.

 

  • Ir al trabajo por un camino alternativo, no siempre por el mismo sitio.

 

” Estos consejos tienen un objetivo común: rompen la rutina ”

Todos estos consejos tienen un objetivo común: rompen la rutina, saliendo del pensamiento automático activando el cerebro y todas las funciones cognitivas.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.

Consejos y herramientas para familiares enfermos de Alzheimer

Consejos y herramientas para familiares enfermos de Alzheimer

Consejos y herramientas para familiares enfermos de Alzheimer

7

Febrero, 2017

Desde La Cruz Azul nos parecía imprescindible abordar el tema del papel de las familias de las personas enfermas de Alzheimer. El objetivo de este artículo es poder orientar, sobre todo, a los familiares y/o cuidadores que realizan la asistencia domiciliaria a estas personas.

La Enfermedad de Alzheimer se caracteriza por presentar una evolución lenta pero progresiva en la que, poco a poco, van disminuyendo las capacidades que los pacientes tienen para desenvolverse de forma autónoma en su día a día.

Estas dificultades funcionales están determinadas por la aparición de déficits cognitivos, conductuales y motores que provocan que las personas que padecen de Alzheimer necesiten supervisión en los inicios de la enfermedad y la ayuda de un cuidador a medio y largo plazo.

Entre las dificultades a las que se enfrentan los cuidadores está el comportamiento difícil de las personas que están atendiendo. Las actividades básicas de la vida cuotidiana como, vestirse, bañarse o comer, con mucha frecuencia se convierten en tareas complicadas de manejar, tanto para la persona que sufre de Alzheimer como para quien la atiende.

 

“Existen herramientas que nos pueden ayudar a manejar mejor estas situaciones difíciles que se nos van a ir presentando y nos van a ayudar a mejorar la calidad de vida del enfermo.”

ORIENTARLO EN LA REALIDAD

Cuando el familiar o cuidador interaccione con el paciente es buena idea recordarle el día y el lugar en el que se encuentra, la actividad que van a realizar, explicarle qué van a comer y quien ha hecho la comida, etc.

TERAPIA DE REMINISCENCIA

Es un método en el que trabajamos la memoria remota, mejor conservada en la Enfermedad de Alzheimer y que permite estimular la propia identidad del paciente y reforzar su autoestima. Se trata de hacer que el paciente rememore acontecimientos de su vida. Podemos utilizar vestimentas, fotografías u objetos domésticos para mantener conversaciones que favorezcan la
evocación de recuerdos. Además, es una actividad muy agradable y de fácil aplicación.

Si mantenemos y mejoramos cognición estamos contribuyendo a disminuir la presencia de alteraciones conductuales que, en muchas ocasiones, son consecuencia de problemas como la desorientación o los problemas de memoria.

ADAPTAR EL ENTORNO

Es muy importante que los pacientes reconozcan su entorno, que estén rodeados de objetos que les resulten familiares. Los cambios frecuentes favorecen la desorientación y los problemas de ubicación.

Por este motivo debemos simplificar el ambiente para reducir la carga cognitiva y facilitar la localización y el empleo de objetos dejando siempre los objetos en el mismo lugar y dónde se vayan a utilizar.

ADAPTAR LAS TAREAS

Proponer las tareas de forma sencilla, fácil y estructurada. Es muy importante recordarle los pasos a seguir y hacerlo en el lugar donde deben desarrollarse para facilitar su mejor consolidación.

DESARROLLAR RUTINAS

Los cambios son una de las causas del aumento de confusión en los pacientes y, por ello, plataforma de posibles problemas de conducta. Por este motivo es de vital importancia instaurar rutinas. Las rutinas y las estructuras fijas de comportamiento facilitan el buen funcionamiento cotidiano en personas con problemas de memoria.

FOMENTAR SU AUTONOMÍA EN LA MEDIDA DE LO POSIBLE Y SIN FRUSTRARLO

Por ejemplo, a la hora de vestirse podemos animarlo a que se vista solo hasta el grado que sea posible. Es importante dejar el tiempo suficiente para que no haya presión o prisas. Es buena idea guardar algunas prendas en otro cuarto para reducir el número de opciones y organizarle la ropa en el orden en que se la debe poner para ayudarle a seguir los pasos del proceso.

A la hora de la comida podemos animarlo a ayudar en la preparación de la comida, a poner la mesa, poner los vasos, etc. Esto le ayudará a mantener las habilidades funcionales, realzar el sentido de control personal y aprovechar eficazmente el tiempo disponible.

MEJORAR LA COMUNICACIÓN

Tratar de comunicarse con una persona que sufre la enfermedad de Alzheimer puede ser un reto. Entender y ser entendido puede ser difícil.

Tenemos que escoger palabras sencillas, frases cortas y utilizar un tono de voz tranquilo. También reducir las distracciones y el ruido, como la televisión o la radio, para ayudarle a concentrarse en lo que le estamos diciendo. Además, nuestra comunicación y forma de hablarles debe ser positiva.

Por último, es muy importante prestar atención a las preocupaciones de la persona, aunque sea difícil entenderla.

MANEJAR LAS ALUCINACIONES Y DELIRIOS

A medida que la enfermedad avanza, las personas pueden sufrir alucinaciones y/o delirios. Las alucinaciones ocurren cuando una persona ve, oye, huele, saborea o percibe algo que no existe. Los delirios son creencias falsas que la persona piensa que son ciertas.

Hay que evitar discutir sobre lo que la persona ve u oye y responder a los sentimientos que está manifestando confortándola si lo necesita.

También es buena idea distraer a la persona con otro tema o actividad. A veces llevarla a otro cuarto o salir a caminar puede ayudar.

“HAZ DE SU CASA UN LUGAR SEGURO”

Crear un ambiente seguro puede prevenir muchas situaciones peligrosas y estresantes.

Lo ideal es revisar todas medidas de seguridad del domicilio. Montar barras de seguridad en los baños y acomodar alfombrillas antideslizantes es una buena idea.

También podemos instalar cerraduras de seguridad en todas las ventanas y puertas exteriores, sobre todo si la persona tiene tendencia a deambular y evitar las cerraduras de las puertas del baño para impedir que la persona se encierre accidentalmente.

Por último, recordar que el cuidador debe disfrutar de tiempo de descanso y desconexión. Para poder desarrollar bien su papel como cuidador no debe olvidar cuidarse a sí mismo.

Ana Belén Alcón

Ana Belén Alcón
Licenciada en Psicología
Psicóloga de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.