Importancia de la vitamina D en los ancianos

Ahora que se acerca el buen tiempo es imprescindible que dediquemos una entrada a la vitamina D debido a la importancia que tiene para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Las vitaminas son esenciales para que nuestro cuerpo pueda crecer y funcionar. La vitamina D, concretamente, es necesaria para una buena salud en nuestros huesos ya que ayuda a absorber el calcio de los alimentos (uno de los principales elementos que constituyen el tejido óseo).

De esta manera la deficiencia de esta vitamina puede provocar enfermedades como la osteoporosis, raquitismo o mayor riesgo de fracturas. Además, regula la secreción de insulina, los niveles de tensión arterial y la serotonina, entre otras cosas.

Alimentos con Vitamina D

Se puede obtener principalmente de dos formas: a través de la piel: mediante la exposición al sol, ya que cuando la luz solar entra en contacto con la piel nuestro cuerpo forma la vitamina D de manera natural.

Exponiendo la cara y los brazos al sol durante unos 15 minutos al día, evitando quemarse, es suficiente para lograr sintetizar una cantidad adecuada de vitamina D.

” La exposición al sol puede llevar al cáncer y al envejecimiento de la piel ”

Sin embargo, la exposición al sol puede llevar al cáncer y al envejecimiento de la piel, por lo que la vitamina D que obtenemos de los alimentos desempeña una función muy importante.

De esta manera ingerir alimentos que contengan esta sustancia va a ser esencial para cubrir con los requerimientos de vitamina D que necesita nuestro organismo, siendo la Vitamina D de origen alimentario la segunda de las fuentes.

” Los alimentos que contienen mayores proporciones de esta vitamina son el pescado, los huevos y los productos lácteos. ”

Las personas mayores constituyen uno de los grupos de población de riesgo ya que pueden sufrir una carencia de vitamina D, principalmente debido a que su exposición solar es insuficiente porque no salen de casa o porque se visten cubriéndose toda la piel.

De esta manera, desde La Cruz Azul, resaltamos la importancia de la alimentación en nuestros mayores, así como salir a la calle a pasear con nuestros ancianos para poder tomar el sol y absorber la cantidad de vitamina D que nuestro organismo necesita y evitar las consecuencias de su déficit como hipocalcemia y la mala mineralización de los huesos.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.