divi_integration_single_top

La Nonna que corre

23

MARZO, 2018

Su nombre es Elisa Forti, tiene 82 años, once nietos y un bisnieto. La llaman Nonna porque nació en Italia, aunque lleva mucho tiempo viviendo en Buenos Aires, Argentina.

Elisa había hecho deporte durante toda su vida, jugó al vóley bol hasta los 45 años y después de esa edad jugaba al tenis y hacía natación.

Sin embargo, no fue hasta los 72 años cuando descubrió el trail running, tras quedarse viuda vivía sola, ya que sus hijos eran adultos y atravesaba un mal momento, correr le ayudó a despejarse.

Elisa Forti finalizando K21

Entrena casi todos los días por la rivera del rio de la Plata, le gusta disfrutar de la naturaleza mientras corre, escuchando el piar de los pájaros y el ruido del agua, para ella correr por la ciudad, en el asfalto, es aburrido y monótono y como ella dice: “el asfalto te lastima la cadera, ¡que una tiene una edad!!”.

Además, vive en un quinto piso y sube por las escaleras caminando al menos una vez al día.

” Tres veces a la semana realiza ejercicios de equilibrio en el gimnasio y los domingos va a jugar al tenis ”

Su carrera preferida es El Cruce Columbia de los Andes, una travesía de 100 km que se desarrolla por la cordillera de los Andes, estos 100 km se dividen en tres días donde participan corredores de muchas nacionalidades y se comparten muy buenos momentos.

Además, esta carrera, que ya ha corrido 4 años, cambia cada año su itinerario, por lo que en cada edición se pueden disfrutar paisajes diferentes, los lagos, el agua, la montaña verde y las montañas blancas cubiertas de nieve al fondo.

Para ella la principal dificultad para poder llevar a cabo estas carreras de larga distancia es la cabeza, que domina la situación más que el físico.

Relata que en la última edición de El Cruce estaba nerviosa, insegura por fallar, sin confianza en ella misma y esta forma de pensar y cómo se sentía le hizo que la última de las etapas le costara más.

Tal y como hemos visto en entradas anteriores, la historia de vida de Súper Paco y Elisa no difieren mucho.

Ambos empezaron a correr tras quedarse viudos y para superar una situación complicada en sus vidas. Hemos querido poner el caso de estos dos corredores ya que no son casos excepcionales de personas con más de 80 años llevando a cabo pruebas físicas exigentes, que ni siquiera personas jóvenes podrían llevar a cabo, ambos coinciden en no plantearse limitaciones por su edad, sino en lograr lo que se proponen, tratando de vivir el presente.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.