Recomendaciones para Hipertensos

La hipertensión arterial (HTA) no presenta síntomas y puede provocar graves consecuencias si no se diagnostica ya que es un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y afecciones renales.

No obstante, es fácil de detectar y de controlar mediante una serie de medidas que a continuación pasamos a comentar, las cuales sirven tanto para prevenir como para tratar la Hipertensión.

Alimentación saludable

Llevar una dieta saludable no solo es importante para las personas que padecen hipertensión de hecho, las recomendaciones en la alimentación para personas hipertensas no difieren mucho de las recomendaciones para personas que no padecen esta afección.

 

  • Alimentos frescos como verduras, frutas, hortalizas, frutos secos (nueces, avellanas, pistachos, cacahuetes, mejor tostados que fritos y sin sal) etc.
  • Controlar las grasas: lácteos desnatados, queso fresco o tierno, carnes magras como pollo, conejo o pavo. Evitar las grasas animales como mantequilla o manteca de cerdo.
  • Cereales integrales (espelta, avena, trigo) y derivados tales como pasta, arroz, pan (preferible pan sin sal), legumbres (lentejas, guisantes, judías) etc. estos alimentos son ricos en fibra por lo que tienen el efecto de llenar el estómago, subiendo el azúcar en
    sangre lentamente y regulando la digestión.
  • Pescado azul, evitando los ahumados debido a la cantidad de sal que tienen.

” La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta diaria máxima de 2 g de sodio ”

Controlar el aporte de sodio

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta diaria máxima de 2 g de sodio, lo que equivale a una cucharadita de café de sal por persona y día.

Sin embargo, la población española consume aproximadamente el doble y es que la sal que añadimos conscientemente a las comidas cuando cocinamos sólo representa un 20% de la ingesta total diaria, el resto de la cantidad de sal que consumimos diariamente es la que contienen los alimentos de manera natural (8%) o añadida industrialmente (72% de la sal).

Esta sal invisible que contienen los alimentos trasformados es la que más sodio aporta a la dieta y por tanto la que más debe controlarse, a continuación, pasamos a detallar algunos de estos alimentos que conviene disminuir o evitar:

 

  • Embutidos: suelen presentar altas cantidades de sal, incluido el jamón cocido
  • Las pastillas de caldo, la comida precocinada, las conservas.
  • Los aperitivos como patatas fritas, aceitunas y salsas como kétchup, mayonesa, etc.

Actividad física

Las recomendaciones generales son realizar ejercicio aeróbico moderado como caminar, montar en bicicleta, bailar, etc. entre 3 y 5 días a la semana con una duración entre 30 y 45 minutos.

Sin embargo, es importante consultar con su médico antes de la realización de cualquier actividad física.

Doctora Carmen Sola

Doctora Carmen Sola

Colegiada núm. 46 46 12727 – Valencia

Directora Médico de La Cruz Azul

¿Quiere ver otros artículos antes de que se publiquen?

Suscríbase a nuestro boletín.